Comportamiento Acústico   ver más »

La mirada que manda por encima de todas las demás es la de los especialistas en acústica, ya que la premisa principal fue la preservación a ultranza de las características acústicas que presentaba el teatro a fines del siglo XX.
Sin duda la acústica es el mayor secreto que atesora el Teatro Colón, reconocido como uno de los mejores teatros líricos del mundo y uno de los tres más prestigiosos para la música sinfónica.

En el caso de la restauración de la Sala, lo primero que se hizo fue establecer una metodología que partiera de las mediciones realizadas en los años 60 y en 2006, antes del cierre para la ejecución de la obra. El procedimiento fijado consistió en desvestir la sala paulatinamente, realizando sucesivas mediciones acústicas. Se realizó un análisis acústico en “capas de cebolla” de la sala. Por cada nivel al cual se le retiraba equipamiento y textiles, se realizaba una medición acústica. Primero se retiraron las butacas de la platea para su restauración; en ese punto se midió el impacto acústico; luego se desvistió el primer nivel de palcos y se realizó nuevamente la medición; así sucesivamente hasta llegar al último de los palcos altos. En cada intervención se midió el impacto acústico.

Cuando se comience la etapa del rearmado de la sala se trabajará en sentido inverso, desde arriba hacia abajo, se repetirá el procedimiento y se verificará que las mediciones acústicas de cada etapa coincidan con las realizadas al momento del desarme.

Principales obras.

Restauración de la Sala.

La Sala es una obra arquitectónica de características irrepetibles, y es además un espacio teatral sublime. Permite percibir desde cualquier punto gestos, sonidos y las miradas del público y los protagonistas. Es un lugar donde se potencian los sentidos.

En cuanto a los trabajos a realizar, es una obra de una amplitud temática increíble. Es una tarea que comprende desde el diseño del andamio hasta el diseño del bordado de la seda natural.

Precisamente, la estructura de andamios, montada de manera exenta dentro de la Sala, ha permitido realizar un trabajo de precisión sobre los problemas más complejos de la restauración, ha posibilitado el trabajo minucioso de todos los expertos en restauración, y hace que los directores de obra puedan trasladarse para supervisar y evaluar la calidad de los trabajos que se realizan.

En esta restauración se adecúan todos los sistemas de infraestructura, es decir instalación eléctrica, interfonía, llamadores a escena, luminotecnia, grabación y video, así como los sistemas contra incendio, que incluyen detección, extinción y audioevacuación; se modernizan todos los medios de salida; se refaccionan los sanitarios del público y se agregan servicios para personas con movilidad reducida; y se renueva el sistema de aire acondicionado.

Criterios centrales de la restauración.

El teatro es un enorme volumen, monumental, constituido en primer lugar por la sala y la torre escénica; luego hay un segundo volumen más bajo, sobre la calle Libertad, que está formado por el gran Foyer, el Salón Dorado y el Salón de los Bustos. A esto se le agrega un tercer volumen que envuelve la torre escénica y la sala; en él se encuentran los camarines y los locales de apoyo.

Se decide un mecanismo de intervención que contempla todas las normas internacionales en materia de preservación de un monumento histórico, conjugándolas con todas las acciones necesarias de actualización tecnológicas.
La tarea de restauración se la entiende no tanto como un volver hacia atrás de lo que el monumento ha sido, sino que se debe entenderla mediante el concepto de la restauración conservativa, es decir la realización de acciones que son necesarias para que el monumento siga siendo lo que esencialmente fue, y este criterio ha sido conciliado con lo que significa la puesta a punto, con la aplicación de tecnologías modernas.

Textiles de la Sala.

Este tema comprende la restauración y el retapizado de las butacas de todos los niveles (manteniendo los de crin vegetal y crin animal, y la técnica del fasonado), los cortinados de acceso en todos los niveles, los cortinados de palcos, los entelados de palcos, el tapizado de pasamanos, las alfombras y el telón de boca.

Todo el sistema textil juega un papel muy importante en la estética, en su acústica y en la funcionalidad de la Sala. Pero también representa una importante “carga de fuego”, por lo cual se han fabricado géneros ignífugos que reproducen estrictamente los originales, pero permiten mejorar la protección contra incendios de esta obra única. Esto comprende terciopelos, brocatos y damascos. También se adoptó el terciopelo de lana para la tapicería de todos los asientos, en todos los niveles, por tratarse de un material de excelente comportamiento.

El telón de escena es la pieza más emblemática del teatro. Junto con la parte superior fija, manto de arlequín, cierra el arco de embocadura. A lo largo de un siglo el teatro tuvo dos telones: el original, pintado, continuaba en diseño y color la pieza superior fija, y el segundo, que reemplazó a aquel en la década del 30. Este segundo telón es de terciopelo, de gran belleza, aunque presenta un importante grado de deterioro por fatiga de sus materiales.

El proyecto ha incluido tanto la ejecución de un nuevo telón de boca, de terciopelo ignífugo, como la restauración del anterior telón para frenar su deterioro y poder utilizarlo en ocasiones especiales.

Cortinados de palcos, pasamanerías, entelados, bordados, trabajos en Europa y en Argentina, pruebas en Italia, Francia, India y Alemania, van mostrando los resultados y hoy ya existe un palco patrón, completamente renovado con elementos de altísima calidad, que servirá de referencia hasta el rearmado total.

La recuperación y reconstrucción de piezas artesanales requiere de especialistas que combinan con orgullo y pasión las técnicas de ayer con las de hoy.

Se han recuperado las butacas de platea y niveles superiores, sillas y banquetas, retirando materiales de tapicería impropios que se fueron agregando en el curso de décadas.

Se está trabajado en la recuperación de las luminarias coronadas por la pieza principal que es la araña de 6 metros de diámetro y que pesa más de 4.000 kilos, y que está ubicada en el centro de la Sala, rodeada por la pintura de Soldi.

La restauración se ha sujetado a la verdad histórica de cada objeto, respetando cada técnica, cada material y cada lugar.